Limpieza en el cauce de la Acequia Madre de la Laguna de Manjavacas

Autor: Máximo Florín Beltrán (Profesor titular de Tecnologías del Medio Ambiente de la Universidad de Castilla La Mancha).

Esta semana conocíamos la noticia de que el Ayuntamiento de Mota del Cuervo (Cuenca) comenzaba los trabajos de limpieza en el cauce de la Acequia Madre, trabajos de limpieza demandados por los agricultores cuyas tierras se presentan adyacentes a dicho cauce y que se realizaron anteriormente en el año 2004 por el mismo alcalde.

La Acequia Madre tiene un recorrido de 8 km (ver mapa) en el que transporta las aguas residuales procedentes de Mota del Cuervo hasta su desembocadura en la laguna de Manjavacas. La Laguna de Manjavacas es Reserva Natural Regional, zona ZEPA de la Unión Europea, sitio Ramsar de máxima importancia internacional y Reserva de la Biosfera de la Unesco.

800px-Entorno_Complejo_Lagunar_de_Manjavacas

En la actualidad la Laguna de Manjavacas tiene demasiada materia orgánica, nitrógeno y fósforo (eutrofización) debido en parte a estas descargas de aguas residuales poco o nada depuradas y a los fertilizantes agrícolas.

El problema sería tal si esta vegetación simplemente actuase como los agricultores piensan que hace, obstruyendo y taponando el cauce del agua, produciéndose los consiguientes encharcamientos en las zonas circundantes.

Los agricultores deben saber que esos terrenos son terrenos inundables puesto que están al lado de un cauce y ello no les da derecho a dragar  el cauce de la Acequia Madre. Y el problema tampoco existiría si las administraciones se involucrasen de manera real en el problema y realizasen un mantenimiento en dicho cauce, retirando la vegetación muerta que obstruye la circulación del agua y haciendo una retirada selectiva de vegetación  cada cierto tiempo y de manera constante. Al parecer suele ser más eficiente aliarse con el gobierno de la Junta (precisamente del mismo color político), con una asociación que se hace llamar ambientalista y ecologista y arrasar con toda la vegetación meses antes de las elecciones para así satisfacer los caprichos del colectivo agrario.

Pero pongamos los datos sobre la mesa y justifiquemos esta atrocidad ambiental. En el año 2001 García Ferrer publicaba sus estudios realizados en este cauce y en ellos mostraba los datos de reducción de nutrientes que experimentaban las aguar residuales al recorrer los 8 km de cauce vegetado:

-La concentración de Fosforo Total se reducía un 42,4%

-La concentración de Fosforo Reactivo Soluble se reducía un 68,2%

-La concentración de Amonio se reducía un 45,4 %

-La concentración de Materia orgánica es suspensión se reducía un 88,6%.

Estos datos demuestran la importancia que tiene dicha vegetación, actuando a modo de filtro verde y contribuyendo a depurar de manera natural, sostenible y gratuita los vertidos residuales de todo un municipio. Y, lo que es más, si los agricultores no cultivaran las zonas inundables de la Acequia Madre, que es un cauce natural, sus cultivos no se inundarían y la vegetación de ribera de la Acequia Madre competiría con las plantas invasoras de la Acequia Madre que taponan el canal a la que dejan reducida con su actitud suicida.

Como comentábamos al principio de esta entrada, en el año 2004 se realizó la misma limpieza en el cauce, una retirada exhaustiva de la vegetación y Camps comprobaba en sus trabajos de investigación las siguientes consecuencias:

-La concentración de Fósforo total seguía reduciéndose en los mismos porcentajes en el cauce vegetado y en el cauce dragado.

-La materia orgánica en suspensión reducía levemente su porcentaje de reducción en el cauce sin vegetación, ahora el porcentaje de reducción se quedaba en un 77,7%.

Pero ¿qué ocurría con el fósforo reactivo soluble y el amonio, nutrientes susceptibles de ser utilizados por las algas de manera directa para su crecimiento? Pues no solo no disminuía, como ocurre en el cauce vegetado, sino  que incluso aumentaban multiplicando el impacto eutrofizador del vertido y explicando en parte el masivo desarrollo de algas observado en el año 2005 en la Laguna de Manjavacas, con todas sus consecuencias, que no son pocas y que podríamos comentar en una siguiente entrega.

Posteriormente se puso en marcha la Estación Depuradora  en Mota del Cuervo y se comprobó que este tratamiento depurador, sumado al tratamiento que realiza la vegetación en el cauce, aumentaba los porcentajes de reducción de nutrientes observados en el año 1991, y se recomendaba aun así mantener dicha vegetación ya que el vertido procedente de Mota del Cuervo presenta altas concentraciones contaminantes por unidad de volumen, algo que conocen de primera mano los alcaldes de dicha localidad, y que en parte es debido a que las empresas de la población no depuran sus vertidos antes de verter a la red publica.

En la actualidad se acaba de llevar a cabo una ampliación de la EDAR y en su buen funcionamiento, dudoso para muchos, amparan las administraciones la decisión de limpiar de manera drástica el cauce del vertido, justificando esta terrible acción dentro del programa Life para contribuir a restaurar el hábitat del Carricerín Cejudo, una especie ajena a la Laguna de Manjavacas y propia de los hábitats naturales de la Acequia Madre que estarán arrasados una vez concluyan estas actividades de limpieza.

IMG-20181111-WA0013
Entrada de la Acequia Madre en la Laguna, tras la última limpieza de la vegetación llevada a cabo por el Ayuntamiento de Mota del Cuervo.

De cara a unas elecciones queda patente la impunidad con la que actúan los gobiernos con tal de ganar votos, sin importarles lo más mínimo las consecuencias de sus actos, así como la asociación pseudoecologista que la promueve y que nunca mordería la mano que le da de comer.

La Laguna de Manjavacas es parte del patrimonio de los moteños, de su cultura, de sus raíces, es parte de su presente y su futuro, atrae al turismo con todas sus consecuencias y hace que el nombre de Mota del Cuervo sea conocido mundialmente entre los mejores científicos y estudiosos del tema.

Quizá dentro de poco se convierta en un cenagal en el que puedan disfrutar a sus anchas los “2000 gorrinos” que pronto habitarán la macrogranja a la que tiene prevista dar luz verde el alcalde de Mota del Cuervo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>