Archivo de la etiqueta: Discurso político

Puigdemont, ¿político o gestor del independentismo?

Autor: David Pujante

1. ANTES DE

Hace unos días, mi amigo Dionisio Espejo reflexionaba en Facebook sobre el asunto de “La Manada”, cómo son rechazados por una sociedad que a la vez hace que el vídeo de la supuesta violación se convierta en lo más buscado en algunas páginas web de contenido pornográfico. Y decía que virtudes públicas, patria, religión etc., comienzan a polarizarse como el reverso de unos vicios privados que hacen que nos planteemos el signo de los tiempos que nos ha tocado vivir. Como en los mejores momentos del viejo imperialismo, la doble moral se está consolidando, enquistando. En paralelo con las últimas noticias de censura de obras de arte, tratadas como pornográficas, nos golpea la realidad de esa masa de usuarios que buscan las imágenes, los testimonios de la violencia sexual. Yo me voy a referir a esa doble moral social en el discurso político, concretada en el ejemplo de los whatsapp de Puigdemont.

2. EL EJEMPLO

Puigdemont, cuyo activismo político siempre ha sido de signo independentista, ya en los 90 viajaba por Europa con la intención de conocer las llamadas ‘naciones sin estado’. Luego crearía (en 1999) la Agència Catalana de Notícies (ACN), que dirigiría hasta 2002. Siempre con intención propagandística del independentismo catalán, dos años después pondría en marcha la publicación Catalonia Today, en inglés.

Puigdemont 2 Sigue leyendo Puigdemont, ¿político o gestor del independentismo?

La ironía en política: El bebé de Bescansa

David Pujante

I
El discurso humano es el producto de los esfuerzos de la conciencia para adaptarse a los dominios problemáticos de la experiencia. La realidad que nos rodea, y con la que tenemos que convivir, se muestra a nuestra experiencia diaria como algo extraño y amenazador; y necesitamos explicárnosla, para posicionarnos en ella, para entender a los demás, en lo que es la interactuación social. Si bien un gesto vale más que mil palabras, cuando el gesto no es suficiente, tenemos el discurso. Como decía el poeta: “nos queda la palabra.”

Si abrí los labios para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra.
(Blas de Otero)

Sigue leyendo La ironía en política: El bebé de Bescansa